Implantación de Carillas de porcelana en Madrid – Clínica Dental Dr. Prieto

¿Qué son y para qué se utilizan las carillas de porcelana?

Las carillas de porcelana son delgadas láminas cerámicas que se pegan en la parte visible del diente. Tienen un grosor de un milímetro aproximadamente, aunque algunos tipos de carillas(microcarillas) pueden ser mucho más delgadas, como es el caso de las Lumineers®.

Debido a la capacidad de las carillas para reflejar la luz del mismo modo que lo hace el esmalte natural de los dientes, el principal uso es para mejorar la estética de sonrisa.

Aunque las indicaciones son variadas, por ejemplo el caso de dientes inclinados o con alguna malformación. Un uso muy corriente es cerrar espacios entre los dientes o bien corregir rápidamente malposiciones leves.

¿Todas las carillas son iguales?

Antes de cualquier tratamiento con carillas, es necesario estudiar su caso para comprobar la idoneidad del mismo. En una entrevista personal hablaremos de los requerimientos para este tratamiento y de su situación individual. Decidiremos conjuntamente el tipo de carilla que se va a utilizar, ya que hay varios tipos de carillas con importantes diferencias en sus propiedades, desde las carillas convencionales “feldespáticas” hasta las más avanzadas, que se fabrican con cerámica prensada como es el caso de Emax o también las Lumineers® que son ultradelgadas (no requieren prácticamente ningún fresado ni anestesia). El especialista le asesorará con respecto a las diferentes opciones.

¿En que se diferencian las carillas de las coronas convencionales?

La carilla sólo cubre la superficie frontal de un diente, y tiene un grosor de 1 mm. o menos. El resultado es un tallado de diente significativamente menor únicamente en la parte frontal y ningún tallado en la parte posterior del diente. En el caso de las microcarillas (Lumineers®) no sería necesario prácticamente tallar el diente, ni siquiera poner anestesia.

La corona abraza el diente entero y supone un mayor desgaste de diente, unos 2 mm. de grosor en todo su perímetro y esto es debido a que la mayoría de las coronas que se utilizan en odontología tienen como mínimo ese grosor. Una vez colocada la corona, ésta sustituye la totalidad de la superficie de la corona natural del diente.

Tanto las carillas como las coronas proporcionan el mismo acabado cosmético, sin embargo se indican carillas o coronas dependiendo del estado de los dientes y de las características particulares de cada paciente. A pesar de necesitar más tallado de superficie dental, se sigue tratando con coronas cuando necesitamos hacer cambios muy importantes en el color de los dientes(tinciones muy oscuras), cambios significativos en la forma de los dientes o reconstruidos después de una gran destrucción por caries o traumatismo y también en pacientes con hábitos nocivos, como el rechinamiento de los dientes. Aquellos pacientesque previamente ya han sido tratados con una corona, y es necesaria su sustitución, sólo se podría sustituir por otra corona, cada caso necesita un estudio detallado.

¿Cómo es el tratamiento con carillas de porcelana?

Al comenzar el tratamiento de carillas, tomaremos un registro de sus dientes y con una guía de color comprobaremos el color de los dientes adyacentes. También se tomarán varias fotografías para planificar mejor el caso y también comunicarnos mejor con el técnico de laboratorio.

En algunos casos fabricaremos una mascarilla previa (Mock-up) o simulación para que el paciente pueda comprobar previamente cual va a ser el resultado final. Si el paciente y el dentista están de acuerdo con el resultado estético logrado con la mascarilla, entonces se reproduce con exactitud en las carillas definitivas de porcelana.
Una vez terminado el trabajo definitivo de laboratorio se concierta una nueva visita de prueba.

Le mostraremos la carilla definitiva colocada en su diente y si ajusta bien y es de su agrado, se pega con un adhesivo especial y el último paso sería de ajuste y acabado final, hasta estar plenamente satisfechos con el trabajo, tanto nosotros como el paciente.

Una vez que éstas delgadas láminas de porcelana están firmemente pegadas a una estructura resistente como es el diente, éstas le aportan al mismo una superficie fuerte, lo que hace que este tratamiento sea predecible y duradero.

¿En qué se diferencian unas carillas de otras?

Atendiendo a los diferentes materiales y protocolos de fabricación podemos encontrar varios tipos de carillas:

1.- Carillas de Empress

Las carillas de Empress son conocidas por mostrar las características naturales del esmalte dentario, por tener una puntuación excelente en términos de fuerza y requerir mínima preparación dentaria. La construcción de este tipo de carillas en cerámica glaseada refleja la luz de manera natural, dando un aspecto translucido a la restauración.

El material del que están hechas estas carillas hace más fácil al dentista igualar el color con el diente vecino, se trata de dos capas, la primera de cerámica prensada y la segunda transparente.

2.- Carillas de Zirconio

Las carillas de zirconio son populares debido a la fortaleza del material, resistentes a la fractura y además debido a su opacidad, son capaces de cubrir con éxito dientes con alteraciones importantes de color. Como la base de estas carillas es muy opaca, es necesario añadir capas adicionales de porcelana que le aporten translucidez a la restauración final, lo cual hace necesaria una mayor reducción de la estructura dentaria.

Debido a sus características y a la disponibilidad de otras soluciones más estéticas, en la actualidad no hacemos carillas de zirconio, reservando este material sólo para cuando esta indicado realizar coronas completas en las zonas más estéticas.

3.- Carillas Feldespáticas

Las carillas feldespáticas surgieron como el primer material estético para hacer carillas dentales. Tienen la ventaja de que no se utiliza base en su construcción, lo que le confiere una apariencia muy natural. Requieren poca preparación( o desgaste dentario), siendo un tratamiento muy conservador.

Este tipo de carillas sólo pueden ser fabricadas por técnicos de laboratorio muy habilidosos y altamente cualificados. Además las carillas feldespáticas son más difíciles de colocar y por ello conllevan un mayor coste que otras opciones.

4.- Carillas Emax (disilicato de litio)

Las carillas Emax son especialmente fuertes y sus sombras y propiedades de transmisión de la luz aportan un look altamente estético y natural. Se considerada que igualan a la perfección el fondo del diente natural.

Quizás la principal desventaja de este tipo de carillas es el coste elevado, debido a la necesidad de un equipamiento de laboratorio caro y alta especialización del personal.

5.- Carillas Procera

Las carillas Procera se componen de una base de óxido de aluminio fresada y una capa de cerámica feldespática para ofrecer un resultado más realista. Estas carillas quedan fantásticas e igualan muy bien el color y translucidez del diente vecino, pero tienen un grosor mayor y por lo tanto implican un mayor tallado de diente natural.

6.- Carillas Cerec (CAD-CAM)

Cerec se volvió muy popular por su conveniencia para dentistas y pacientes. El procedimiento consiste la preparación de los dientes, y en la filmación digital de la misma con una cámara especial. Después, mediante un ordenador, se diseña la restauración. Cuando el profesional está satisfecho con el diseño final, un robot en la misma clínica talla la carilla a partir de un bloque de cerámica.

Con esta tecnología el paciente obtiene en sólo una sesión el tratamiento completo.

7.- Porcelana Cerinate

Se trata de una porcelana muy resistente, que permite realizar carillas muy finas, lo que implica restauraciones muy conservadoras con excelente grado de translucidez y efecto estético.

Lumineers

La información y el contenido multimedia aquí mostrado pertenece a la propiedad intelectual de Denmat Holdings, LLC.